PEINADOS MÁS UTILIZADOS EN MÉXICO

sayayin

México ocupa el primer lugar en el mundo, en consumir gel para peinarse.

“Mango Chupado”. Todos, o casi todos, fuimos a la primaria: ahí es donde surge este peinado, que mientras más firme y elevado se mira, se califica mejor. Llevas el mango chupado” cuando tienes entre cinco y 10 años de edad, y en tu vida lo único que importa es jugar tazos. Aunque cabe señalar que algunos hombres se sienten tan a gusto con este peinado que lo adoptan durante toda su vida.

“Sayayin”. Es el grado supremo del “mango chupado”. Ejemplifica que ya no eres un chamaco cualquiera, que ahora te gusta peinarte como si te hubiera explotado el boiler y que puedes andar en moto, con casco integrado

“Rancholo”. Prolifera en Puebla y Toluca. Es muy práctico por esos lugares, ya que los “rancholos” casi siempre andan en bicicleta y no necesitan casco, ya que su cabeza es una cobertura sólida de puro gel. Las patillas ayudan a tener un movimiento aerodinámico.

“Doble Fleco”. Es un peinado bastante ambicioso, tiene un equilibrio estructural muy difícil de lograr, pues ¡va pa’ arriba y va pa’ abajo! La parte superior te da rango, la parte inferior te sirve de visera-absorbe sudor.

“Tepichulo”. Este es el peinado de los ganadores. Ningún tepichulo” está completo sin un peinado así; es como si te hubieras subido al caballo, pero el caballo eres tú. ¡A relinchar!, que con este corte seguro te ligas a la “guapiteña” más coqueta del barrio.

“Quesito Oaxaca”. Ok, uno no se va haciendo más joven con los años. Este peinado es la línea que divide: “Soy buena onda y uso fleco” de “Ya estoy señito”. Es como traer un bisoñé integrado; muy popular entre diseñadores fritos con lentes de pasta.

“Cola de Pato”. Este es el peinado de los “Gutierritos” por excelencia, todo un clásico. La onda es relamerte todo el cabello hacia atrás y levantar las puntas de abajo a la altura de la nuca. Es ideal para sentirte el jefe aún sin serlo.

“Mojón Rockabilly”. ¿A poco no parece que se pusieron un cerote en la cabeza? Al igual que el “mango chupado”, el rango en este peinado también se mide por la altura. Es ideal para bailar como zombie o para ir al Chopo a tirar rostro mientras caciqueas a los peatones.

“Mordida de Burro”. Este es el resultado de tener muchas horas libres, seguir viviendo con tus papás, haber crecido con Trainspotting y haber tenido MySpace. Se improvisa en un momento de locura y es un corte manual. Se usa mucho gel para suavizar las tremendas tusar que te hiciste. ¡De onda!

“Reguetonero Papal”. El corte supremo. Es ideal si eres cristiano, reguetonero o ligador. Es como la omertà de la mafia, no cualquiera lo carga y quien lo carga, lo entiende y lo respeta. El gel sólo lo usas para dar brillo: es una metáfora del espíritu.